NBA

Un dia como hoy en 1984 Michael Jordan hizo su debut en la NBA

“Fallé más de 9000 tiros en mi carrera, he perdido casi 300 partidos, 26 veces me confiaron el tiro ganador del partido y lo he fallado. Fracasé una y otra vez en mi vida, y es por eso que hoy tengo éxito.” Un día como hoy, el autor de la frase debutaba en la máxima competición basquetbolística del mundo. Con 21 años y el número 23 en la espalda, Michael Jordan empezaba una carrera más que auspiciosa en los Chicago Bulls.

Jordan ingresó en 1981 en el equipo de la Universidad de Carolina del Norte. Al año siguiente, fue elegido el mejor jugador de la temporada en la liga universitaria (NCAA), siendo figura en la final al lograr el doble que le dio al equipo el título ese año, el primero y único de Michael en el básquet universitario en tres temporadas.

En 1984, todavía siendo universitario, fue convocado por el técnico Bob Knight para los Juegos Olímpicos de ese año en Los Ángeles. Esa selección desfiló y ganó el oro olímpico, con Jordan como líder de puntaje con 17.1 de promedio por partido. A esa altura, ya se había ganado el apodo de “he can do it all” (“puede hacerlo todo”). Su destino era claro y hacia él fue: el Draft de la NBA.

Michael fue fichado por Chicago Bulls en tercer lugar del Draft, detrás de Olajuwon (que sería leyenda de Houston Rockets) y Sam Bowie (quien luego sería catalogado como el peor jugador drafteado de la historia). En su primera temporada fue rookie del año y ya generaba admiración en propios y extraños, tanto que un mes después de su debut una edición de la revista Sports Illustrated tituló “A Star Is Born” (“nace una estrella”). Si bien Jordan tuvo actuaciones increíbles en las que incluso marcó récords (en la temporada 86/87 marcó más de 3000 puntos, con un promedio de 37.1 por partido), no pudo ser campeón hasta 1991, debido a la supermacía en las finales del duelo Los Ángeles Lakers – Boston Celtics, seguido por un bicampeonato de Detroit Pistons.

A partir de la temporada 90/91 la realidad de Chicago Bulls cambiaría y Jordan se erigiría como la máxima figura indiscutida de la historia de la NBA. En la temporada de ese primer anillo, “His Royal Airness” fue elegido como MVP de la temporada por segunda vez en su carrera. Chicago enfrentó en la final a los Lakers de Magic Johnson y ganó la serie por 4-1, luego de haber perdido el primer partido. Michael fue el MVP de la final, promediando 31.2 puntos y un 56% de campo. Las dos temporadas siguientes tendrían el mismo final: el anillo para los Bulls, liderados por Jordan. El equipo de la ciudad del viento pasaba de nunca haber ganado un campeonato a ser tricampeones.

En 1992, Michael Jordan enfrentaría su segunda cita olímpica. Integró una selección estadounidense plagada de estrellas, que se llevó el oro dando cátedra en cada uno de sus partidos. Fueron conocidos con el nombre de Dream Team. Charles Barkley, Larry Bird, Scottie Pippen, Karl Malone y Patrick Ewing, entre otros, se robaron las miradas en los JJOO de Barcelona, no bajando nunca de los 103 puntos ni de los 32 puntos de diferencia en cada uno de sus partidos. Para muchos, el mejor equipo de la historia del básquet olímpico.

En 1993, antes del comienzo de la temporada 93/94, Jordan sorprendió al mundo. El asesinato de su padre a mediados de Julio le hizo tomar la decisión de retirarse del básquet. Declaró que su idea era satifacer el deseo de su difunto padre y transformarse en jugador de béisbol. Fue jugador de ligas menores en Scottsdale Scorpions (1994) y Birmingham Barons (1994–1995). En marzo de 1995, tras terminar su paso por otro deporte y viendo que la temporada de los Bulls necesitaba un plus de jerarquía, decidió regresar a la NBA. Un famoso comunicado de prensa con las palabras “I’m back” confirmó el retorno.

Y volvió Jordan, con 32 años, para erigirse una vez más como la máxima figura de la NBA. En el resto de la temporada 94/95 ayudó a Chicago a alcanzar playoffs, aunque Orlando los eliminó. Para la temporada siguiente, Michael se dedicó a pleno a recuperar su antigua forma y esto dio sus frutos. La historia volvería a repetirse: Michael Jordan liderando junto a Pippen a los Bulls hasta un nuevo título, estableciendo el mejor récord en temporada regular (72-10) y derrotando a Seattle SuperSonics en la final.

La 96/97 y la 97/98 vendrían también con el anillo, colocando de esta forma a Chicago Bulls entre los más grandes equipos de la historia de la NBA, por detrás de Los Angeles Lakers y Boston Celtics. Jordan se retiraría en 1999, a los 36 años, después de haber ganado absolutamente todo. Luego, en 2001, tuvo un segundo regreso en el que pasó dos años con Washington Wizards, aunque su físico y la jerarquía de su equipo no eran los mismos y ni siquiera pudieron meterse en Playoffs. A pesar de eso, Jordan estableció un nuevo récord en ese tiempo: se convirtió en el jugador más viejo (40 años) anotar más de 40 puntos en un partido.

MJ, Air, His Royal Airness. Este jugador marcó la época de los 90s en la NBA y no sólo se convirtió en el jugador más determinante de la historia de la competición (tiene su sitio en el NBA Hall of Fame), sino que atrajo junto a su equipo a una gran cantidad de público que no miraba básquet y los transformó en fanáticos de su juego. Los premios individuales y colectivos lo avalan, pero fue su habilidad para jugar al básquet lo que trascendió absolutamente todo. La leyenda se comenzaba a escribir este mismo día, hace 30 años.

Facebook Comments
Click to comment

Deja un comentario

BasketDominicano.com es un portal dedicado a llevar toda la informacion concerniente al baloncesto en nuestro pais y lo que acontece con nuestros jugadores en todo el mundo.

Nuestro contenido es autonomo y suministrado por las principales fuentes periodisticas de nuestro pais y del exterior.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte

Únete a otros 24.495 suscriptores

Copyright © 2015 Web Elaborada por Luis Diaz @mrdiazr. para BasketDominicano.com

To Top

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co