Redes sociales

NBA

Karl-Anthony Towns resurge en la victoria de los Timberwolves

Los Minnesota Timberwolves no son un equipo que se rinde fácilmente. A pesar de estar abajo 3-0, los jugadores de Chris Finch salieron al cuarto partido en Dallas con una determinación feroz. Con su habitual defensa intensa, lograron superar incluso ese nivel, asfixiando por momentos el ataque rival, y se impusieron 100-105, forzando que la serie regrese a Minneapolis para el quinto partido.

La resurrección de Karl-Anthony Towns no es una exageración. Después de tener uno de los peores porcentajes de la historia en los primeros tres partidos de las finales de la Conferencia Oeste, y tras un 0 de 8 en triples en el tercer partido, el pívot de los Wolves se reivindicó en grande, anotando 20 de sus 25 puntos en la segunda mitad. Fue decisivo cuando Dallas parecía preparado para asegurar la victoria, lanzando triples que enfriaron sus esperanzas.

El desempeño global de Minnesota fue excelente. Desde el principio, presionaron defensivamente hasta el límite, y Dallas, sin Dereck Lively, nunca logró encontrar la fluidez ofensiva necesaria, dependiendo de ráfagas individuales. Luka Doncic brilló al inicio y Jaden Hardy destacó desde el banquillo, pero la inconsistencia terminó por pasar factura.

Mientras los Mavericks luchaban y Kyrie Irving no lograba entrar en ritmo, Anthony Edwards sí lo hizo desde el comienzo. Con solo 20 años, demostró una madurez sorprendente. Cuando el partido estaba más caliente, con Texas liderando 90-89 a falta de seis minutos, Edwards no intentó ser el héroe solitario y en su lugar buscó a sus compañeros, especialmente a Towns, quien encestó tres triples consecutivos. Ese fue el momento decisivo del partido, al que Edwards también contribuyó con una canasta crucial, acabando con las esperanzas locales. Terminó con 25 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias, rozando el triple-doble.

Un Irving irreconocible

Aunque Doncic no estuvo fino en el lanzamiento, contribuyó en todas las facetas del juego, logrando un triple-doble con 28 puntos, 15 rebotes y 10 asistencias. Sin embargo, Kyrie Irving no tuvo su mejor noche. Se quedó en 16 puntos con un 6 de 18 en tiros de campo y perdió el balón en el último minuto, eliminando las esperanzas de su equipo.

Irving tuvo una mala noche, pero no fue el único culpable. Tanto él como Doncic tuvieron un 33 por ciento en lanzamientos, y el equipo terminó con un 42 por ciento en tiros, comparado con el 49 por ciento de los partidos anteriores. El bajo rendimiento de P.J. Washington (3 de 13) también influyó.

El quinto partido en Minneapolis

Con esta victoria, que contó con la colaboración de Mike Conley (14 puntos) y Rudy Gobert (doble-doble de 10 puntos y 13 rebotes), Minnesota suma su tercer triunfo en estos playoffs enfrentándose a la eliminación. Además, este éxito les permite jugar el quinto partido en casa, con la gran oportunidad de forzar un sexto en Dallas. ¿Será la primera vez en la historia que se remonte un 3-0? Aún queda mucho para saberlo.

Haz click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en NBA